En el lugar de Os Eidos, un amplio espacio al lado de Campo das Redes y situado fuera de las murallas de la villa, había un antiguo hospital de pobres y peregrinos.

En 1833 este espacio se reconvirtió en un cementerio construido y pagado por el Ayuntamiento de Redondela. Con el paso del tiempo algunos elementos funerarios o piedras numeradas fueron llevadas desde el cementerio a la iglesia de Santiago de Redondela.

El cementerio experimentó algunas reformas con el paso de los años. En la década de los 80 del siglo XX fue cerrado tras la creación con un cementerio municipal lejos del casco urbano. Pero el espacio se mantuvo intocable.

El cementerio fue rehabilitado en el año 2020. El resultado permite observar esculturas, tumbas, mausoleos o lápidas de gran valor artístico. Además, para la historia local, aquí se encuentran los nombres de importantes figuras, desde políticos a militares.

Hay que destacar el trabajo de los maestros canteros y los gustos de la época burguesa, perceptibles en algunas esculturas y en la simbología usada.

Este monumento, considerado como un “jardín romántico”, aspira a entrar en la lista de “Cementerios Singulares de Europa”.

VER LOCALIZACIÓN